Read our news

Lydia. Edad 30

Durante el proceso realizado con Eduardo, para encontrar mi ideal de vida, he podido comprobar varios hechos.
Antes de comenzar, me encontraba desmotivada y perdida en muchos aspectos de mi vida. Llevaba así varios años, sin saber qué hacer ni cómo hacerlo.
Tras estos meses de trabajo con Eduardo, he podido llegar al foco de lo que me hace feliz, además de haber mejorado en otros ámbitos de mi vida. Por ejemplo; en mi relación de pareja, así como en mi vida en general.
Cuando se me ha presentado algún contratiempo, he aprendido que yo soy quien decido cómo me afecta aquello que me sucede, y eso es aplicable a todo, aunque haya veces que cueste más o menos darse cuenta.
He podido tomar conciencia a través de las lecturas y ejercicios que Eduardo me ha proporcionado, a través del deporte y un poco de autodisciplina y constancia, de que, cuando tú cambias, todo a tu alrededor cambia.
No digo que sea fácil, porque todo conlleva un esfuerzo, y en cuanto al trabajo con uno mismo, mucho más. Pero ahí es donde Eduardo juega un papel fundamental en su función de acompañamiento de la persona y consigue que todo sea más llevadero. Sólo hay que ser valiente, como dice él, y estar dispuesto a conocerse e intentar crecer y aprender para mejorar lo máximo posible.
Lo más importante para mí es la profesionalidad de Eduardo y su ayuda incondicional durante todo el proceso de acompañamiento, porque tanto en los días buenos como en los no tan buenos, él está ahí para seguir dándote ese impulso y ese ánimo tan necesario para levantarte y seguir adelante.
Sabe transmitir esa sabiduría a quién la necesite y esté abierto al aprendizaje del crecimiento personal. Además de ser una persona humilde, es líder de sí mismo, algo fundamental para poder ser libre y feliz.
Es por todo ello que le estoy inmensamente agradecida y recomiendo esta experiencia de la mano de Eduardo, a cualquier persona que esté dispuesta a ser valiente y empezar a liderar su vida para conseguir todo aquello que se proponga.

fersolucionLydia. Edad 30